viernes, 31 de mayo de 2013

Campamento de Supervivencia en Cerro Viejo

Relato de el primer ascenso de la comunidad Al Cerro Viejo
Enero, 2008

Noviembre de 2007, José y Gus muestran su interés por hacer un campamento de supervivencia mientras caminamos a la misa de provincia en el Templo de San Bernardo. Se muestran interesados el resto de los caminantes y la jefa de las caminantes del grupo.


Diciembre de 2007, se propone el mes de enero para realizar el campamento, se proponen puntos a investigar como son: insectos comestibles, plantas venenosas, como obtener agua, entre otros... Se piensa en solo llevar agua y navaja.



Jueves 3 de enero de 2008, en comité de comunidad se vota por el Cerro viejo de 2960 m.s.n.m. para realizar el campamento-volanta, subiendo por el pequeño poblado de "El Molino", acampar en alguna zona cercana a la punta y bajar hacia el pueblo de Huejotitán.
La otra propuesta deshechada fué la ruta partiendo del poblado de "Puerta de la Vega" y subir la sierra hasta llegar a las piedras bolas de Ahualulco del Mercado y bajar al poblado del mismo nombre.



En la junta también decidimos llevar sleeping por el posible frío arriba... Se confirmó hora y fecha de salida a las comunidades Thor Heyerdahl y Olympo del grupo 9. Nos veriamos en el Parque del Refugio a las 8:00 hrs. Jorge se encargaría de conseguir transporte para que nos acercaran a El Molino. Belen y Miriam se encargaron de avisar a las "Diosas". Jacob y Paco a los "Piratas" y "Vikingos".



La gente que sabe de nuestro plan, y con justa razón, muestra su preocupación de la ruta debido a los acantilados o riscos existentes en la cara suroeste - oeste. Solo se sabe que los excursionistas que van, regularmente suben por el pueblo de San Miguel Cuyutlán y bajan por donde mismo (lado contrario). Con ayuda del mapa topográfico y el programa google earth, se ven posibles rutas para bajar a Huejotitán.



El Cerro viejo fué propuesto por Jorge, quien ha querido ir desde los 8 años y, hasta ahora se ve cumplido su deseo.
El cerro viejo es el mas alto del estado de Jalisco desde su base hasta la punta después del volcán y nevado de Colima. En la parte baja predomina el bosque sub-caducifolio y espinozo, en la parte alta el bosque de encino.
Por ser un lugar semi- virgen, hay una gran variedad de fauna, entre ellos, el lince o gato montés, venado, jabalí, entre muchos otros.


Todo listo, esperamos ya el amanecer del sábado 12 de enero...



Sábado 12 de enero, las 8:00 am y ya se encuentra Abner, Adrián y Lucy en el Parque, a Jorge le dá gusto por Abner ya que un dia anterior había dicho que no iba. A las 9:00 hrs ya están los dos autos en que nos vamos a ir y solo falta Itzia. Somos 14 en total, 6 mujeres y 8 hombres contando a los jefes de comunidad.
Nos repartimos mandando a los mas livianos a la Voyager y al resto a la Grand Cherokee. Llega Itzia y partimos.
Tomando la carretera que va a Jocotepec la Voyager se apaga y ya no quiere prender, por lo que se deja al primer grupo en El Molino que queda 6 km mas adelante y regresan por el segundo grupo. Posteriormente sabemos que la Voyager llegó a Guadalajara en grúa... a las 15:00 hrs.



En el Molino preguntamos a una maestra que vive en una casa, casi en la curva de la carretera, y nos dice por donde cruzar el pueblo mas rápidamente para iniciar el ascenso. Nos tomamos la foto del recuerdo del "antes", hacemos la oración y a caminar guiados por Abril!!!



Durante los primeros kilómetros pasamos vegetación de arbustos espinozos, algunas plantas de hojas caducas, mezquites y algunos pocos encinos. La vegetación poco densa nos permitió caminar en general a gusto. Algunos empezaron a probar algunas hojas y flores como alimento. Jacob se come a la primer hormiga y Jorge a la segunda. La siguiente foto nos muestra al pié de un árbol del que pudimos haber tomado muchas provisiones y que por nuestra ignorancia los dejamos!!!


En el km 2.5 hicimos nuestro primer descanso formal; dirán a lo mejor que que poco aguante, pero para un grupo de 14 personas donde van desde muy experimentados hasta algunos con poca experiencia en caminatas no está tan mal...
El cielo nublado nos permitió sentarnos unos momentos a todo dar. La fauna que hasta ahora hemos visto son caballos, sus crías y algunas aves predadoras solamente. El suelo quebradizo en algunas partes muestra sequía ahora y mucho lodo en meses anteriores. Las pizadas de caballos y ganado se vé en algunas zonas.



Miriam dirge y la pendiente comienza a ponerse interesante, y nuestra velocidad promedio baja drásticamente a 1.5 km/h o menos. Rodeamos un pequeño cerro con bosque de encino y llegamos a un valle entre este y las faldas, antes de llegare a la costilla del Cerro Viejo. Pocos metros adelante con una pendiente de 45º todos piden otro descanso, comienzan a quejarse algunos y se nota en la cantidad de agua que toman. Paco y Adrián van al frente.



Jorge les hace "cocowash" y los convence de llegar lo mas pronto posible a la costilla. Sigue la pendiente muy pronunciada pero por fin se llega a donde queriamos pero... pues el cerro mide 2960 msnm y estamos apenas a 1850 aproximadamente. Con Belén al frente y Jorge hasta atrás seguimos avanzando con una pendiente menor a un lado de la barda de piedra que divide... no sabemos si algún municipio o propiedad privada simplemente. Empiezan a resentir la subida Abner, Abril, Lucy, Gus (con su botiquín y mochila algo pesados) y Diego. Jorge se va hasta atrás dando ánimos a Abner.
Se empieza a ver indicios de que el bosque sub caducifolio va a quedar atrás y que vamos a iniciar con el bosque de encinos.


Ya en la costilla del cerro volvimos a descansar 2 km adelante, donde encontramos nopales tiernos en la barda de piedra y nos los comimos, quedando algunos aguatados. De lo que encontramos para comer en el cerro los nopales fue lo mas sabroso. Intentamos hacer lo mismo con un maguey, pero oh Dios!!! que asqueroso sabe!!


Un kilómetro adelante, después de que terminase la barda de piedra, nos tocó ver un venado y luego un felino, que estaba grande para ser un gato montés.
Dentro del bosque de encinos si bien se puede caminar mas a gusto, el cansancio siguió haciendo de las suyas...



Llegamos muy cerca de lo que nosotros creíamos que era la parte mas alta del cerro; es increíble lo que el cansancio te hace creer!!!
Descansamos 20 minutos y nos pusimos a preparar la zona de fogata, las "Diosas de Olympo" levantaron su refugio y los "expedicionarios marinos" acomodaron sus bolsas de dormir en una hondonada.



Las actividades nocturnas fueron: átomos, acecho, y la fogata, la cual estuvo muy alegre y participativa.

La fogata estuvo sonorisada por la pelusa, el pato, un limón medio limón, la granja, la papaya, la punta del pié, el mango, canciones con una palabra determinada, mmm, una canción que iba ba-badabada-badabadaba badabada badabada badaba... y unas representaciones cómicas acerca de algún valor humano.



Al terminar la fogata, unos caminantes se quedaron a observar las estrellas un cuarto de hora y alrededor de las 10:00 pm nos fuimos a descansar.
Al acostarnos, el agua ya estaba peligrosamente escaseando debido a la mala administración de la misma por parte de los caminantes. La mayoría no buscó alimento extra pensando que al día siguiente íbamos a saborear una rica comida en el pueblo de Huejotitán...

El domingo 13 nos despertamos a las 7:00 hrs, después de hacer los ejercicios de B.P. los mandamos a hacer su desayuno... jaja, mas bien a buscar su desayuno. Los caminantes empezaron a guardar sus cosas y a dejar el lugar de la fogata como si nunca se hubiera hecho una. Belén, Lucy, Miriam, Gaby y Jorge subieron mas con la intención de llegar a la punta, pero avanzamos alrededor de 1 kilómetro y como suele pasar, crees que llegaste a la punta y hay mas...

Jorge se aventuró un poco y se emocionó tomando fotos a unos cuatis o tlacoaches, y siguió haber que veía. Estuvo a menos de 1 km de la punta y decidió regresar por la hora. De regreso al campamento, ya estaban ahí todos terminando algunos detalles para emprender el descenso. Todos hablábamos de lo que íbamos a comer en el pueblo; muy temprano se había escuchado que en la plaza del pueblo de Huejotitán harían jugos de zanahoria y naranja... que rico!!! Pero por lo pronto solo uno de los supervivientes se comió una chinche o jumil que supo a medicina, uac!!


A las 10:10 comenzamos a caminar por donde habíamos llegado un día anterior, el propósito era llegar hasta donde daba vuelta hacía el este un camino en desuso y que donde según el mapa había una vereda para bajar al oeste a dos km del pueblo de Huejotitán. Eran aproximadamente 7 u 8 kilómetros... fácil!! y en unas cuatro horas, tomando en cuenta la bajada por el bosque subcaducifolio con una pendiente de 45º.

Llegando al lugar indicado, Adrián, José y Jacob exploraron un poco en los alrededores haber si se veía la vereda, pero no encontraron nada. Estuvimos a punto de seguir el camino hasta el Molino, pero todos fueron retachados para "hacer un camino donde no lo hay".


Todos nos pasamos una cuerda de 1/3 de pulgada por el cinturón y algunas hebillas. Paco y Jacob iban al frente abriendo camino, atrás iban intercalados hombre-mujer y al final José y Abner. Y empieza nuestro calvario y la parte del campamento que muy difícilmente podremos olvidar.
Entre quejas de falta de cuerda, caídas y jalones empezamos a caminar atreves del bosque subcaduciflio, no habíamos avanzado 50 metros cuando nos encontramos con la primer pendiente mayor de 45º. Jacob se tuvo que salir de la línea ya que había cargado por unos instantes a dos personas al mismo tiempo lastimándose su hombro y se pasó atrás de José y Abner.
Entre mas avanzábamos mas tierra nos entraba entre los pantalones y en sus bolsas, nuestra cara empezaba a hacerse irreconocible por el exceso de mugre. Nos atorábamos con lianas, nos golpeábamos con las piedras que caían por el movimiento que hacían los de mas arriba. Nuestros labios se veían morados por la combinación de tierra y saliba.
De las 14:00 hrs, que era la hora en que pensábamos estar abajo, se fue recorriendo cada hora que avanzábamos solo algunas decenas de metros.
Cuando llegamos a una parte donde había un bosque de cactos empezó a notarse mas la desesperación de algunos y algunas caminantes. De por si ya estábamos fastidiados por algunos que no paraban de mencionar la mediocre frase de "si hubiéramos hecho..." Hubo algunas discusiones que no pasaron de ahí y seguimos.

Metros adelante Jorge se salió de la línea y se pasó al frente cuando Paco se tuvo que quitar la cuerda para ver como pasaríamos una parte muy empinada. Ya Lucy se había desmayado una vez por falta de agua. Paco cayó dos metros y no pasó nada gracias a Dios. Fuimos pasando uno por uno un bosque de cactos y plantas caducifolias con baja densidad de población pero con pendientes pronunciadas que sumándole la sed y hambre se complicaron.
Jorge se adelantó para abrir camino por una cañada, avanzó 70 metros y llegó a un risco de 4 o 5 metros. Se regresó y empezó a abrir camino rodeando el cerro sin bajar mas. Treinta metros adelante paramos. Los que venían atrás avisaron que se había desmayado Lucy de nuevo, algunas chavas estaban llorando y a Abril le había picado una avispa y era alérgica. Belén habló inmediatamente a proteción civil; Diego hacía lo mismo y le llamamos la atención todos cuando dijo que estábamos perdidos!! Nooo, solo no podemos bajar mas!!! Y era cierto y con orgullo!!. Con Lucy desmayada y Abril con el brazo inchado y con problemas para respirar ya no podiamos avanzar mas. Hubo pequeñas discusiones con los caminantes que se quejaron de las chavas. Nos pudimos contactar con Alberto, nuestro Jefe de grupo, y con el papá de uno de los caminantes, ya habían llegado al pueblo a esperarnos. Cuando supieron nuestra situación fueron a buscarnos. Jacob, José y Adrián avanzaron 50 metros mas para llamar la atención con un silbato y un espejo; resultó. A la hora y media ya nos habían ubicado. Los de protección civil no nos ubicaron durante varias horas. Las coordenadas aproximadas los confundieron un poco y no vieron el espejo. Para esto ya uno de los caminantes había tomado su orina por la sed.



Belén y Jorge hicieron y recibieron decenas de llamadas. En menos de dos horas ya sabían la mayoría de los papás nuestra situación y decidieron ir a esperarnos al pié del cerro junto con el papá de Paco, ambulancias, protección civil y patrullas que llegaron posteriormente.



Tres o cuatro horas después, alrededor de las 17:00 hrs. Alberto nos ubicó por el silbato y nosotros a él. Por lo que se mandó al primer grupo de caminantes a su encuentro...

José y Gustavo fueron los primeros en bajar, Alberto les gritaba que caminaran hacia la izquierda ya que de lo contrario llegarian a los acantilados...
Enseguida comenzaron a bajar Jacob, Abner y Adrián siguiendo las mismas indicaciones. La pendiente seguia siendo al menos de 35º.
Diego ya me había encargado se asegurarme que los de protección civil lo llevaran salvo hasta su casa y que no se le olvidara su mochila; estaba deshidratado y ya no podía seguir... Pero cuando se enteró de que ya éstaban empezando a bajar y que había comida y agua al pié del cerro agarró fuerzas de no sé donde e inició también de nuevo el descenso junto con Paco, Itzia y Gaby.
Lucy estaba delirando buscando un ojo que disque se le había caido, Abril estaba superando el piquete de avispa poco a poco y ya podía respirar mejor. Miriam, Belen y yo estabamos bien.. aún, y nos quedamos con ellas.
Viendo que ya estaba anocheciendo, y con la respuesta de Lucy que intentaría caminar para acercarnos al punto donde empezaron a bajar los demás, decidimos avanzar con la cuerda de 1/3 de pulgada. Lucy hizo un gran esfuerzo y también los que la ayudamos; Belén se fué al frente y cayó la noche rápidamente.



Habíamos avanzado 150 metros y sufrimos algunas pequeñas caidas. Al notarse el tono de voz de Belén al resbalar de repente fue suficiente para decidir un descanso permanente hasta que los de protección civil llegaran con agua por lo menos. Cinco metros adelante encontramos algunas partes parejas para descansar.

Al pasar las horas y escuchar gritos en la parte baja del cerro y además de confirmar mediante llamadas al celular, nos percatamos que no habían llegado los demás al pié del cerro por lo que aumentó la preocupación.
Con el estado Lucy y la de los chavos de abajo no hubo mas que tomar la desición de dormir en el lugar donde nos encontrábamos con la esperanza de que nos llevaran agua por lo menos.
El lugar mas cómodo fué para Lucy, Abril descansó 4 metros mas arriba sobre una piedra grande, Miriam después de un buen rato se pudo acomodar por fin sin que se resbalara por la pendiente. Belén iba a dormir con Lucy para cuidarla, mientras, prendimos una fogata para que nos hubicaran pero no sirvió de mucho. Al estar tomando unas fotos se nos ocurrió que a lo mejor flash de la cámara... A los 5 minutos nos dijeron que las personas del pueblo ya habían ubicado el lugar donde nos encontrábamos y que al día siguiente a las 6:00 hrs iniciarian el ascenso hacía nosotros acompañados de miembros del Clan Acalli de nuestro grupo.
Entre 1:00 y 2:00 de la madrugada nos confirmaron que todos los 9 caminantes que habían bajado estaban bien con los papás del grupo por lo que nos acostamos mas tranquilos no sin antes hacer una oración abierta a petición de Abril.
Aún después de que los 9 caminantes llegaron a sus casas, los papás de ellos siguieron al tanto de los que nos habiamos quedado y ya habían ofrecido oraciones, misas y demás... Gracias!!!




El hecho de despertar y ver que se empieza a aclarar el cielo nos dió gusto. Lucy despertó repuesta sin recordar lo que había pasado el día anterior desde las 16:00 hrs. Recibimos varias llamadas de ánimo por parte de algunos papás y personas del grupo, una de ellas confirmaba el ascenso de personas del pueblo de Huejotitán!! Cuando nos dijeron eso, la pregunta inmediata fue ¿traen agua?????
Aproveché para ir por el botiquín de Gus que habíamos dejado 150 metros atrás. A los pocos minutos de que regresé vimos a Roberto y Don David, personas del pueblo que muy amablemente nos esperaron a arreglar nuestras cosas para bajar. Roberto ayudó a Lucy y los demás bajamos por nosotros mismos. Don David iba adelante indicándonos el camino. Veinticinco minutos mas tarde nos encontramos a los miembros del Clan Acalli que traían agua, naranja y seven si mal no recuerdo; que sabroso!!!!



Al llegar a una cañada, único lugar por donde se podía bajar, ya estaba el personal de protección civil, personas del pueblo y el delegado con cuerdas para apoyarnos. Todavía hubo caidas leves y por poco una piedra de mas de 100 kilos nos golpea al no poder detenerla Miriam. Videl, uno de los jóvenes del Pueblo nos contó algunos detalles (anécdotas) de los caminantes que bajaron el dia anterior y como Iván (un pariente de él) había caido varios metros ayer.
El resto del trayecto fué mas alegre y empezábamos a reirnos de lo que nos había pasado. Los familiares y gente del grupo preguntaban por nosotros por el radio.

Por fin, alrededor de las 11:40 hrs llegamos hasta un cultivo de maguey donde nos encontramos con algunos papás y dirigentes del grupo. Hubo abrazos y nos invitaron a comer; no sin antes hacer la oración de acción de gracias por haber llegado.

En la ambulancia revisaron a Abril, a Lucy y a Federico. Protección nos pidió los datos y me llamaron la atención por no avisarles, jeje. Gente muy amable del pueblo preparó comida y todos los que participamos de esta aventura, incluyendo a los que nos estaban esperando abajo a excepción de los chavos que ya habían regresado a sus casas en la madrugada, nos dispusimos a ingerir los sagrados alimentos.. bueno tragamos y bebimos como si no hubieramos comido en tres días.

Quedamos cordialmente invitados a regresar a un día de campo por parte de la gente del Pueblo y esperamos tomarles la palabra lo mas pronto posible.
A las 13:10 regresamos a Guadalajara terminando así la ejecución del proyecto de supervivencia con una experiencia que dificilmente se nos olvidará.

Agradecemos a todos los papás que estuvieron al tanto, a las personas que nos llevaron al Molino en sus autos, a lo dirigentes y scouters del grupo, al clan Acalli, a Protección Civil, a la Procuraduria del estado, al delegado, a Roberto, a Don David, a Videl, a Iván, a la Sra Ana... a todos los que nos apoyaron. Gracias.

Viernes 18 de enero, las 19:40 hrs y estabamos todos en el local de grupo a excepción de Diego e Itzia. Pedimos una pizza y refrescos para merendar mientras recordábamos nuestra eventura.
En la charla nos dimos cuenta de que otro caminante también tomó orina, pero de otro compañero... sin comentarios!!! Algunos caminaron a un lado de un acantilado sin darse cuenta en la oscuridad; otros cayeron varios metros, otros lloraron, se daban por vencidos y muchas cosas mas que les puedo contar casi a punto de llorar.. bua!!! (me sonó a canción, jeje)


Fué un rato agradable, todos dijeron que volverían a hacerlo ¿será cierto? Todos estuvimos de acuerdo en que fué una muy buena experiencia y donde de alguna u otra forma maduramos como personas. Nos conocimos un poco mas en situaciones difíciles, practicamos la comprención, la paciencia, la fuerza de voluntad...


Al parecer todos aprendieron muy bien lo que es el bosque subcaducifolio y varios mostraron su orgullo de haber podido terminar la volanta.

¿Que sigue? mmm, espero pronto, en algún comité de comunidad,los coordinadores lleven otra buena propuesta...

El sábado 23 de febrero salimos rumbo a Huejotitán en el camión de las 9:20 hrs. Cuando llegamos al entronque, Luis, uno de los pasajeros nos dijo que probablemente él nos acompañaría en el campamento que tendriamos ese dia. Al ser demasiada gente, decidimos irnos caminando hasta la hacienda en el pueblo, aunque algunos si alcanzaron aventón...




En la Hacienda nos confirmaron que nos acompañarian y guiarian Luis, Toño (que posteriormente se regresó por que se sentia mal), Chuy y Tomás hasta donde inicia la barranca del Agua en el Cerro Viejo.
Cuando llegamos a la mencionada barranca nos dimos a la tarea de levantar campamentos y comer. La comunidad Thor Heyerdahl hizo el refugio donde dormirian los caminantes y los invitados. La comunidad Olympo dormirian 11 o 12 en una casa de campaña para seis. Y jorge hizo su refugio en un árbol en la pequeña barranca.



Las actividades en la tarde consistieron en futbol de mano amarrados por los tobillos, gusanos empedrados y algo de técnica scout. También cada equipo intentó hacer trampas para animales solo con el fin de comprobar la exitencia de pequeños mamíferos en el lugar.
En la noche hicimos nuestra fogata donde cantamos y disfrutamos de la cena. Las Diosas de Olympo tuvieron algunas ceremonias y los Marinos hicieron su buen relajo y se encargaron de que Luis, Chuy y Tomás agarraran confianza rápidamente. También observamos, mientras salia la luna, las constelaciones.
Antes de irse a su campamento los caminantes, mostraron un video a Jorge algo escabrozo para asustarlo ya que iba a dormir solo... y pues Jorge se quedó un rato mas en la fogata mientras se le espantaba el posible susto y salia la luna.
Al día siguiente nos levantamos a las 7:00 para hacer ejercicios e ir a caminar. Aprovechamos para tomarnos la foto del recuerdo y para limpiar la vereda de botes de plástico. Como el objetivo era estar en el pueblo de regreso entre 11:00 y 11:30 volvimos pronto a levantar campamentos.
Cuando llegamos al pueblo fuimos a misa de 12:00, donde asistieron varios miembros de nuestro grupo y el jefe, Alberto, al final dió las gracias públicamente a las personas que nos apoyaron en el 13 y 14 de enero en el campamento de Supervivencia. Le pedimos al delegado, El Sr. Braulio, el favor de avisar a estas personas que los esperábamos a la comida que realizariamos a las 14:30 en la hacienda en honor a ellos.
Después de jugar todos los asistentes, tuvimos la ceremonia de entrega de cargos de Belén, jefa de la comunidad femenina. Se entregaron reconocimientos y playeras a las personas del pueblo y nos dispusimos por fin a comer.


La gente de Huejotitán se quedó muy contenta al igual que nosotros esperando pronto volver a verlos y por que no, regresar y volver a subir por completo el Cerro Viejo.
Algo muy especial de esta convivencia fue la asistencia de los papas de los caminantes.
Le damos gracias a Dios por habernos permitido cerrar este ciclo de la gran aventura que tuvimos el mes pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La comunidad de Caminantes Thor Heyerdahl agradece sus comentarios.